martes, 23 de diciembre de 2008

Los vigilantes




La Guardia Civil compra 100.000 pelotas de goma para "disolver masas agresivas"

@José L. Lobo.- 23/12/2008 06:00h


O el stock de pelotas de goma de las unidades antidisturbios se ha agotado o el Ministerio del Interior teme que la aguda crisis económica provoque un aumento de la conflictividad social en las calles.

El departamento de Alfredo Pérez Rubalcaba no ha querido aclararlo, pero la Guardia Civil, según han asegurado a El Confidencial fuentes del instituto armado, ha ordenado la compra de 100.000 bolas de caucho para "disolver masas agresivas" con destino a sus Grupos de Reserva y Seguridad, tal y como se recoge en la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, cuyo máximo responsable es Francisco Javier Velázquez, ha convocado un concurso público para el suministro de 100.000 "bolas de caucho antidisturbios" a la Guardia Civil, que serán utilizadas en la Comunidad de Madrid "para la disolución de masas agresivas como paso inmediatamente anterior a la carga policial".

Interior ha presupuestado un coste de 0,99 euros por cada pelota de goma, por lo que el precio del lote completo ascenderá a casi 100.000 euros, que serán abonados en dos anualidades.

La empresa adjudicataria deberá cumplir un extenso catálogo de prescripciones técnicas -elaborado por el Servicio de Armamento de la Guardia Civil-, que incluyen el diámetro de las bolas (54,60 milímetros), su peso (90 gramos) o el llamado control de rebote: para comprobar si una bola es idónea para las unidades antidisturbios, debe rebotar más de 60 centímetros cuando se la deja caer desde una altura de un metro.

Las bolas son lanzadas por un fusil al que se le agrega una bocacha especial, pero todas las Fuerzas de Seguridad del Estado -incluidas las policías autonómicas- se rigen por la misma norma: ningún agente puede disparar su arma a menos de 30 metros de su objetivo, y siempre a las extremedidades inferiores.

La razón es que, aunque la velocidad que adquieren las pelotas de goma es muy inferior a la de las balas, su impacto puede resultar letal si se lanzan desde una distancia inferior a la reglamentaria. De hecho, una técnica muy habitual consiste en disparar al suelo para que el rebote amortigüe el impacto de la bola.

Impacto mortal

De no actuar así, podrían producirse hechos tan graves como los ocurridos en San Sebastián el 22 de junio de 1995, cuando Rosa Zarra, una madre de seis hijos que se encontraba en las inmediaciones del estadio de Anoeta durante una manifestación convocada por Herri Batasuna, recibió el impacto mortal de una pelota de goma en el abdomen. La bola, que fue lanzada por un agente de la Ertzaintza desde menos de 10 metros de distancia, reventó el intestino grueso de Zarra, que falleció varios días más tarde.

En 2003, también en San Sebastián, José Ramón Antolín, su mujer y su hijo paseaban por el casco viejo de la capital donostiarra cuando se vieron envueltos en una algarada callejera entre un grupo de radicales encapuchados y una unidad antidisturbios de la Ertzaintza. Antolín perdió un ojo al recibir el impacto directo de una pelota de goma, y su esposa sufrió lesiones en la cabeza al ser golpeada por otro proyectil de caucho.

Diversos estudios médicos han alertado del grave riesgo que supone el empleo de pelotas de goma para controlar multitudes o sofocar disturbios callejeros, sobre todo cuando son disparadas a distancias inferiores a las reglamentarias o sobre zonas sensibles del cuerpo. En esas circunstancias, el impacto de una bola de caucho puede dejar severas secuelas, como pérdida de la visión, hemorragias internas o lesiones cervicales.
link

viernes, 19 de diciembre de 2008

Los vigilantes



DOS JÓVENES DENUNCIAN MALOS TRATOS TRAS SER DETENIDOS
'Fusilados' por los guardias

* Ambos aseguran que fueron llevados a un descampado donde se simuló la ejecución
* El calvario en dependencias policiales duró unas 50 horas

Actualizado viernes 19/12/2008 04:42 (CET)

MIGUEL TORAL OROPESA | VEO TELEVISIÓN

MADRID.- El 16 de febrero de 2008 cinco delincuentes comunes que habían robado un camión y lo habían desguazado para vender las piezas fueron parados por la Guardia Civil en una rotonda de la localidad madrileña de Torote del Fresno. Los jóvenes iban en dos vehículos: un Opel Corsa y un camión en el que trasladaban el material sustraído. En el turismo iba David Báez, que ha presentado una denuncia en los Juzgados de Plaza Castilla en compañía de otro de los implicados.

Según su relato, después de que les dieran el alto, los agentes hicieron unas comprobaciones y finalmente dejaron pasar al turismo, que se desplazó hasta un polígono cercano, conocido como el de Las Moreras. El camión y sus dos pasajeros fueron interceptados.

Al cabo de un rato, mientras Báez hablaba distendidamente con sus dos compañeros, irrumpió en el lugar un coche sin distintivos desde el que varias personas disparaban sus escopetas. Eran miembros de la Guardia Civil de Daganzo. Les sacaron violentamente del coche y, tras esposarles, les pusieron de rodillas. David relata que, cuando estaba arrodillados, los agentes seguían disparándoles con fuego real muy cerca de la cabeza.

En un estremecedor relato a VEO Televisión, David Báez asegura que pasó tanto miedo que se orinó en los pantalones. Explica que todos los agentes iban de uniforme, excepto uno: vestía chaqueta y corbata y era el superior. David Báez asegura que se trata de José Antonio García Vázquez, el sargento de la Guardia Civil de Daganzo. Minutos después, en lugar de ser trasladados al cuartel, los detenidos fueron llevados a un descampado cercano a Paracuellos del Jarama. Allí, David vio a sus compañeros que habían sido detenidos en el control de Torote del Fresno.

Entre golpes e intimidaciones, le pusieron una pistola en la cabeza y le dijeron que mirara al suelo. Sin embargo, y siempre según su testimonio, dos de los jóvenes que iban con él fueron llevados delante de un muro y puestos de rodillas. A continuación, simularon un fusilamiento. Transcurridas unas horas, los detenidos fueron llevados al puesto de Daganzo, donde les esposaron a los radiadores y siguieron ensañándose con ellos.

David Báez cuenta que, mientras le golpeaban, él sólo pedía que no le dieran en la parte superior de la cabeza, porque había sido intervenido tras un accidente de coche. Lo mismo le sucedió a uno de sus compañeros al que habían operado del corazón. Los agentes interpretaron esa petición como una razón más para golpearles en las partes dañadas. Este calvario duró casi 50 horas y no fueron puestos a disposición judicial hasta el 18 de febrero. Del cuartel de Daganzo les trasladaban al de Algete y, después, vuelta de nuevo al de Daganzo.
link

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Los vigilantes




Un 'mosso' de baja y ex guardia civil era jefe de una banda que asaltaba casas
Un miembro del grupo desarticulado, que trabajaba de albañil, conseguía la información de donde estaban la caja de seguridad y las alarmas

EFE - Barcelona - 17/12/2008



El policía era el ladrón. El jefe de una banda especializada en asaltar viviendas, desmantelada recientemente en Barcelona por la Guardia Civil, es un ex agente de la Guardia Civil que en 2004 ingresó en los Mossos d'Esquadra, cuerpo en el que estuvo sólo cuatro meses antes de estar de baja permanente. Fuentes de los dos cuerpos policiales han confirmado hoy el vínculo de este individuo con la banda, integrada por siete personas -tres españoles, un colombiano, un peruano, un dominicano y un hondureño-, de los que seis ya están en la cárcel.


Los Mossos d'Esquadra han informado de que el agente ingresó en este cuerpo policial en 2004, procedente de la Guardia Civil, donde había ejercido como agente diez años, y que sólo cuatro meses después de su ingreso en la policía autonómica catalana causó baja permanente por incapacidad absoluta. Por este motivo, el ex agente, que ya ha ingresado en la cárcel, no disponía de arma reglamentaria ni de la credencial de los Mossos d'Esquadra.

La banda desarticulada entraba a las viviendas sabiendo dónde estaban la caja de seguridad y las alarmas gracias a la información conseguida por uno de ellos, que trabajaba como albañil.

El grupo, que también está supuestamente implicado en el tráfico de drogas, planificaba los asaltos en las oficinas de una inmobiliaria que poseían en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

La desarticulación del grupo se ha llevado a cabo en dos fases, ya que en un primer momento fueron detenidos tres, armados con pistolas, al frustrarse el pasado octubre un asalto en un domicilio de una zona residencial de Barcelona. Después, los investigadores hicieron un seguimiento del líder del grupo, lo que les permitió detener a los otros cuatro delincuentes. También se ha imputado a otras cinco personas relacionadas con los detenidos.


link

martes, 16 de diciembre de 2008

Los Vigilantes




Un juez investiga si unos policías maltrataron a tres hombres
Los agentes les detuvieron y les acusaron de atentado, desórdenes y lesiones

F. JAVIER BARROSO - Madrid - 16/12/2008


Tres hombres han denunciado en los juzgados a 10 centauros (policías nacionales de servicio nocturno) por lesiones, maltrato y detención ilegal. Aseguran que los agentes les pegaron la madrugada del 7 de diciembre, cuando estaban en la calle de Luchana (Chamberí) junto a una quincena de jóvenes que habían sido agredidos. Por su parte, los agentes aseguran en un informe que los tres hombres, que fueron detenidos, les insultaron y les atacaron.

Los denunciantes tienen golpes en la cabeza y uno de ellos, dos dedos rotos

"Como intentéis huir, saco la pistola y os pego un tiro", amenazó un policía

Las versiones de los jóvenes, que abandonaban ese día de madrugada la discoteca Changó y la de los policías difieren de principio a fin. Los tres denunciantes son Francisco Guerrero, Miguel León Sánchez y Guillermo Alarcón. No tienen antecedentes. Aseguran que habían estado la madrugada del domingo 7 en la discoteca de la calle de Covarrubias. Alrededor de las seis y media, los cinco amigos que habían ido de copas salieron y caminaron hasta Luchana. Francisco, un mozo de almacén de 26 años, se percató de que había unas 15 personas en la acera de enfrente y que alguno había sido agredido. Un chico estaba sentado en el bordillo con la cabeza apoyada entre las manos. Mientras otros amigos paraban a los coches, Francisco asegura que se acercó al chaval y le preguntó que qué le había pasado. "Llegaron siete coches patrulla y se bajaron los policías a toda velocidad", asegura el denunciante. Un agente le obligó a que se marchara, por lo que Francisco, según su versión, se apartó unos cinco metros y dijo: "Ya me voy". "Me soltó un porrazo en la cabeza y me abrió una brecha encima de la frente", asegura.

Guillermo -25 años, empleado en una empresa de administración de fincas- y Miguel -24 años, comercial de una empresa de telefonía- se quedaron sorprendidos. "¡Paco, te han abierto la cabeza!", le espetaron, mientras su amigo sangraba. Francisco llamó al 112, mientras Guillermo recriminaba la acción a los policías: "Le habéis abierto la cabeza a mi amigo". La respuesta de los agentes, según su relato, es que uno le asestó un porrazo en la cabeza. Le dieron seis puntos de sutura.

Francisco logró comunicar con el 112 y pasar las matrículas de los coches patrulla. Una agente de los centauros le obligó a apagar el móvil y a tirarse al suelo. "Me empezaron a patear por todos los lados", asegura.

En ese momento, Miguel se acercó a su amigo y le dijo que le pasara su celular. "Uno de los policías les dijo a los otros que yo estaba grabando todo. Uno de ellos me lanzó un porrazo, pero lo logré esquivar. Me golpeó con el brazo. El segundo sí me dio y me hizo una brecha en la cabeza. Me tiraron al suelo. A partir de ahí me cayeron hostias de todos los lados. Tenía miedo porque no sabía cuándo iban a parar. Después me esposaron de manera brutal", añade Miguel. Sufre rotura de dos dedos meñiques de ambas manos, además de un gran hematoma en el muslo izquierdo y un golpe en la cabeza, según la forense.

Francisco logró salir corriendo y se refugió en un garaje cercano, donde, supuestamente, fue agredido de nuevo por los dos policías que le detuvieron.

Cuando los tres fueron conducidos a un centro de salud, un policía "de unos 40 años", les espetó: "Como intentéis huir, saco la pistola y os pego un tiro a cada uno". Los tres lo relatan en sus escritos de denuncia.

"Cuando ya estábamos en comisaría, no paraban de burlarse de nosotros y de insultarnos. Sufrimos un trato muy vejatorio", añade Francisco. Tras hacerle la ficha policial en Moratalaz, Guillermo y Francisco quedaron en libertad. Miguel fue trasladado al hospital Clínico, donde le curaron las lesiones de las manos. Después se marchó a casa.

La versión de los agentes, recogida en el atestado policial, es muy distinta. Un coche patrulla pidió ayuda urgente por la emisora ya que se estaba produciendo una reyerta entre unas 50 personas en Luchana. Los centauros acudieron en su ayuda. Cuando se bajaron de los coches, vieron "a un gran número de personas bastante alteradas, algunas de ellas con diversas heridas y con la cara ensangrentada", según el informe. Algunos de los jóvenes, entre ellos los detenidos, les empezaron a insultar con frases como "sois unos hijos de puta", "esto es terrorismo de estado", "esta es la puta mierda de justicia que hay en España" e "iros a tomar por el culo, maderos de mierda".`

Cuando los agentes intentaron identificar a las personas que les insultaban, éstos echaron a correr e hicieron caso omiso a las órdenes de los policías. Se inició una pequeña carrera y los funcionarios detuvieron a los tres amigos. En ese momento, según la versión policial, Guillermo Alarcón intentó lanzarles un vaso que había en el suelo, pero un centauro logró evitarlo. Además, para evitar ser identificado por los funcionarios, los tres detenidos les empujaron y tiraron al suelo a dos agentes. Uno de ellos recibió una patada en un muslo. "Por tales hechos se procede a la detención de los mismos utilizando la mínima fuerza indispensable, informándole in situ de los motivos de la misma, así como de los derechos que les asisten conforme a la legislación vigente", asegura el atestado policial.

Los agentes mantienen que los detenidos se mostraron "muy agresivos" y que ofrecieron una gran resistencia, golpeando con brazos y piernas a los actuantes. También estuvieron muy nerviosos mientras se les introducía en los coches policiales. El agente con número de placa 102.912 sufrió erosiones y contusiones en la mano derecha, en la muñeca derecha y en la región cervical posterior. La curación duró cinco días (dos de ellos estuvo de baja), según la médica forense Carmen Pulido. Su compañero, con número de placa 101.078, presentaba dolores en el hombro izquierdo, que curó a los tres días.

Una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid aseguró que los centauros intervinieron porque los agentes del primer coche patrulla "estaban superados por la situación" y no había otra forma de reducirlos. "No se puede insultar o agredir a un policía cuando está intentando solucionar un problema en la calle", afirmó la portavoz, que destacó que la actuación de los centauros fue correcta y ajustada a derecho. "Los tres detenidos ya estaban sangrando cuando llegaron los centauros y se enfrentan a ellos porque no detuvieron a los que se pelearon con ellos", concluyó la portavoz.

El Juzgado número 19 de la plaza de Castilla instruye el caso. A los dos días de producirse la reyerta, los tres detenidos fueron citados para un juicio rápido. Pero éste quedó suspendido después de que la fiscal supiera que los tres agredidos denunciaron a los policías que les detuvieron. A raíz de estos escritos se han abierto diligencias previas para ver si los agentes cometieron alguno de los delitos de que les acusan los detenidos.
link

viernes, 12 de diciembre de 2008

Asesinos

Mataron a Alexandros Grigoropulos.Asesinos.

Vivís falsas vidas, habéis claudicado, os habéis bajado los pantalones y sólo esperáis el día de vuesta muerte. No soñáis, no amáis, no creáis nada....
Carta de los amigos de Alexis

miércoles, 3 de diciembre de 2008

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Los vigilantes




Apartados del cuerpo los cinco 'mossos' condenados por torturas
Saura justifica la medida por la gravedad de los hechos.- Interior todavía no ha decidido si recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo

JESÚS GARCIA | Barcelona 26/11/2008


Los cinco agentes de los Mossos d'Esquadra condenados a penas de cárcel por torturar y lesionar a un ciudadano rumano al que detuvieron por error quedarán suspendidos de empleo y sueldo. Así lo ha anunciado esta mañana el consejero de Interior, Joan Saura, que justificó la medida por la "gravedad" de la sentencia dictada por la Audiencia de Barcelona, que condena a tres de los policías a seis años de cárcel.


Los policías dejarán sus responsabilidades de manera provisional. De hecho, Interior todavía no ha decidido si recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo. Saura dijo que todavía deben "estudiar a fondo" la sentencia y aseguró que pondrá a disposición de los cinco agentes el apoyo jurídico "que consideren necesario" para su defensa.

La Audiencia de Barcelona condenó a estos agentes de la comisaría de Les Corts por torturar y maltratar a Lucan P., de nacionalidad rumana, quien iba con su pareja, embarazada de dos meses, y que también fue amenazada por los mossos. Ambos regresaron a su país el verano pasado y, según manifestaron a EL PAÍS, no tienen intención de volver a España.

Respuesta inmediata

"Cuando hay casos graves como éste, aunque la sentencia no sea firme, la responsabilidad del departamento del Interior es actuar inmediatamente y contundentemente", ha afirmado Saura. "La sentencia es lo suficientemente grave como para ordenar la suspensión cautelar de sus funciones", ha añadido, aunque los agentes podrán disponer del "apoyo jurídico que consideren oportuno para poderse defender", informa Efe.

El consejero ha querido puntualizar que se trata de "casos absolutamente aislados y puntuales", puesto que el Cuerpo de Mossos d'Esquadra "actúa con una corrección absolutamente exquisita". "El porcentaje de sentencias condenatorias es ridícula, muy pequeña", ha destacado. La condena de la Audiencia de Barcelona ha sido la más dura contra este cuerpo de policía en sus 25 años de historia.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha asegurado que no son "buenas noticias" para la policía catalana, informa EP. "No sería justo poner en tela de juicio la imagen de los mossos por este caso; se trata de un colectivo amplio -formado por más de 14.000 profesionales- que velan por la seguridad de todos", ha añadido el jefe del Ejecutivo catalán.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Los vigilantes

Libertad provisional para el policía local ebrio que atropelló y mató a dos motoristas
20MINUTOS.ES. 24.11.2008

* El agente dio una tasa de alcohol de 0,28.
* No venía ni iba a trabajar.
* El juez le atribuye un delito de homicidio imprudente.


El juzgado de guardia de Vilafranca del Penedès (Barcelona) decretó esta mañana libertad provisional para el conductor del turismo que ayer chocó con tres motocicletas en la AP-7 a su paso por Gelida y mató a dos ocupantes de una de las motos. El hombre, policía local de El Prat de Llobregat (Barcelona), dio una tasa positiva de alcoholemia de 0,28 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

El Policía Local estaba fuera de servicio y no venía ni iba a trabajar
El juez le atribuye un delito de homicidio imprudente, a falta de recibir el atestado policial completo, y ha ordenado la retirada del carné de conducir durante toda la instrucción de la causa y hasta que haya sentencia firme.

En el accidente, un coche de gran cilindrada embistió por detrás a tres motocicletas. A causa del impacto, murieron los dos ocupantes de una de las motos -Agustín P.A., de 34 años y vecino de El Morell (Tarragona), y Jessica R.S., de 21 años y vecina de Creixell (Tarragona)-, mientras que los otros dos motoristas resultaron heridos graves.

El choque se produjo sobre las 8.23 horas en el km75,5 de la autopista AP-7 en dirección a Barcelona
El choque se produjo sobre las 8.23 horas a la altura del kilómetro 75,5 de la autopista AP-7 en dirección a Barcelona, y requirió la intervención de un helicóptero (que trasladó a uno de los heridos, José Q.F., de 46 años y vecino de Tarragona, al Hospital de Bellvitge de Barcelona) y una ambulancia (que trasladó al otro herido, Antonio P.A., de 51 años y vecino de Tarragona, hasta el mismo centro). Intervinieron también dos dotaciones de los Bomberos de la Generalitat.

El conductor del turismo, Sergio G.L., de 27 años y vecino de Barcelona, fue detenido por los Mossos d'Esquadra, por un presunto delito contra la seguridad viaria. Según explicaron fuentes municipales, la Policía Local ha abierto un expediente informativo al agente, aunque en aquel momento estaba fuera de servicio y no venía ni iba a trabajar.
link

jueves, 20 de noviembre de 2008

Los vigilantes



Juicio a un guardia civil por intentar abusar de varias jóvenes en una noche

El fiscal pide una multa de 800 euros al entender que no cometió más que una falta de vejación porque se dedicó a perseguirlas y masturbarse ante ellas «Si hubiese tenido oportunidad me hubiese hecho algo», sostiene la víctima
20.11.08 -
ROCÍO MENDOZA


Un agente de la guardia civil se sienta hoy en el banquillo de los acusados por perseguir y exhibirse de forma obscena a varias jóvenes en una misma noche en el pueblo granadino de Alhama. Para las víctimas, este hombre es culpable de un delito de abusos sexuales. Y piden que un juez lo condene a dos años y medio de prisión. Para el fiscal, el acusado, que se encontraba fuera de servicio cuando presuntamente cometió los hechos, es responsable de una falta de vejaciones. Considera que seguirlas, acosarlas y masturbarse delante de ellas no es más que eso. Por ello, solicita como condena una multa de 800 euros. La defensa del agente, por su parte, niega los hechos. Tras la vista oral que se celebra hoy en el juzgado de Lo Penal número 1, la decisión está en manos del juez.

Los hechos que se juzgan ahora tuvieron lugar en el año 2005. Ya fueron vistos por un juez de Loja. Pero una de las víctimas, al conocer que no había sido la única que aquella noche sufrió el acoso del hombre, consideró que lo sucedido trascendía la mera falta y recurrió para que fuese tratado como un delito. Tras darle la razón los tribunales, ahora es juzgado como tal.

Según el escrito de acusación formulado por una de las víctimas, Ámala Fernández, los hechos ocurrieron de madrugada. La joven regresaba a su casa tras salir de un bar y, «mientras hablaba por teléfono se percató de que un hombre la seguía a muy corta distancia». El individuo comenzó a increparla. La joven avanzó sola por la calle e intentó esquivarlo, pero no pudo. «Continuó con la persecución durante unos quinientos metros», versa el escrito de acusación facilitado a IDEAL.

Pánico y sorpresa

En un momento, al ver que no tenía otro camino que un callejón donde «estaba vendida», se dio la vuelta para preguntarle qué quería. Entonces observó que mientras la miraba y le respondía, se estaba masturbando. «Presa del pánico», se refugió en un bar cercano. El dueño del mismo se prestó a acompañar a la joven a su casa y allí comenzaron la búsqueda del hombre, junto a sus padres. Finalmente, lo localizaron en otro bar y una vez allí llamaron a la Guardia Civil. «Cuando vino la patrulla me enteré de que era un agente porque esa noche no estaba de servicio. No me lo podía creer. Me imagino que voy al día siguiente al puesto a denunciar y me lo encuentro en la oficina para tomarme la declaración», apunta la víctima que ha llevado al caso a Lo Penal, Ámala Fernández.

Para la joven, los hechos son graves; no una anécdota. «Si hubiese tenido la oportunidad, si no hubiese salido corriendo, estoy segura de que me hubiese hecho algo», declaró. «De hecho, como conmigo no pudo, se fue a por otras», añade.

En el escrito de acusación, que califican los hechos como abusos sexuales sin violencia, citan a una segunda joven que sufrió un episodio idéntico unas horas antes. Otras jóvenes, que eran menores, también están citadas como testigos de los hechos al juicio que se celebra hoy.
link

sábado, 15 de noviembre de 2008

Los vigilantes



SÓLO SE EXPONE A UNA SANCIÓN
La Fiscalía de Lleida no ve delito en que una agente coja cocaína incautada y la consuma

* Fuentes judiciales creen que se debe a que la droga deja de tener dueño tras confiscarse


NANDO GARCÍA

BARCELONA.- La Fiscalía de Lleida no considera delito que una agente de la Guardia Urbana coja de la comisaría cocaína incautada por los policías en la vía pública y la consuma. No obstante, la Policía Local ha abierto un expediente a esta mujer, que actualmente se encuentra de baja. Fuentes judiciales han señalado que la postura del Ministerio Público de no acusar a la agente de delito alguno podría deberse a que en el momento en el que se confisca la sustancia deja de tener un dueño y, por tanto, no hay víctima.

El jefe de la Guardia Urbana de Lleida, Josep Ramon Ibarz, ha explicado a este diario que cuando tuvieron conocimiento de que una agente podía haber apropiado de parte de la cocaína que se encuentra en un almacén de la comisaría se pusieron en contacto con el fiscal jefe de Lleida, Juan Boné, para consultar las medidas que se debían adoptar.

Según ha señalado Ibarz, la Fiscalía le informó de que la conducta de la agente no es delito, ya que existen al menos dos precedentes en España de hechos similares. No obstante, el jefe de la Guardia Urbana abrió un expediente a la agente, del que el propio Ibarz no quiso ayer pronunciarse "porque es secreto". Sin embargo, han trascendido algunos datos de lo ocurrido, ya que una persona ha enviado anónimos relatando lo ocurrido, aunque según el jefe de la Urbana, que ha explicado que están investigando su identidad para querellarse contra él, en sus escritos hay "muchas mentiras".

En el anónimo se afirma que esta policía llevaba "mucho tiempo" cogiendo cocaína de la comisaría para consumo propio y que ha sido grabada por una cámara instalada por Ibarz, quien no quiso referirse a este extremo porque forma parte de la investigación.Esta información aseguraba que hay muchos agentes adictos a esta sustancia y que es sabido que se apropian de la droga incautada.Ibarz ha negado tajantemente este extremo y lamentó que haya alguien que quiera "dañar la imagen del cuerpo". Josep Ramon Ibarz también desmintió una de las sentencias del anónimo: "Algunos agentes decomisan la droga a los consumidores en plena calle y se la quedan ellos para su consumo propio".

El jefe de la Urbana ha justificado la decisión de la Fiscalía de Lleida de no acusar de delito alguno a la agente porque esta acción se encuentra tipificada en la legislación sobre policías locales vigente.
El expediente sigue tramitándose

La investigación se inició después de que se detectara en diversas ocasiones que la droga incautada no correspondía con la sustancia custodiada en la comisaría. Tras diversas comprobaciones, las sospechas recayeron sobre la agente, quien según ha explicado Ibarz, ya ha pedido perdón.

Por el momento, no hay sanción porque el expediente continúa tramitándose, según fuentes del Ayuntamiento de Lleida, pero lo que es seguro es que la Justicia no actuara contra esta policía porque la Fiscalía entiende que su actuación no puede considerarse un delito. Interpretaciones de la Ley a parte, el propio Ibarz reconoció ayer que es un caso grave pero mostró su preocupación porque lo ocurrido empañe la imagen de la Policía Local.

Cocaina Gratix!!!! Link

jueves, 13 de noviembre de 2008

7 Seconds - Young ' Till I Die

Roma



by Mikel Caverna

Vive tus recuerdos y asombrate. Jack Kerouac

Haiku nº4

Tanta gente y tanta soledad
Detrás de los balcones sin geranios
El gato se esconde de tu mirada.

A Val del Omar

Zvezdá

En los páramos del espanto
Las matemáticas de Dios
Son viento seco.
Quien da más
Más tiene
Sólo quedó una pintada en la pared:
Todo para todos.
A su imagen y semejanza
Dios fue
El primer autista.




Zariá


Sólo queda la tristeza,
La misma del inicio.
Tu no puedes vencerla
Yo no puedo vencerla
La pudiste ver
En las aguas de Granada
“El que ama arde,
El que arde:
Vuela a la velocidad de la luz.
Porque amar es
Ser lo que se ama.”
Eternamente
En vuelo.

A Val del Omar

sábado, 8 de noviembre de 2008

Los vigilantes





Un sospechoso pierde los testículos en una detención
La víctima denuncia a los Mossos, que aseguran que fue un hecho «fortuito»
Vota

/ EFE
ALBERT MARTÍN VIDAL - Barcelona - 07/11/2008 22:23

Ironías de la vida: ocurrió el mismo día y a la misma hora que se presentaba en Barcelona el proyecto de Código Ético de la Policía catalana. Fue en Castelldefels. Allí, una patrulla de los Mossos d'Esquadra detuvo un coche cuyos ocupantes eran sospechosos de los delitos de extorsión y lesiones. Según la denuncia presentada por uno de ellos, los agentes rompieron los cristales del coche. A continuación, "y sin motivo", según asegura, le colocaron "expresamente" una bomba de humo en la entrepierna. El artefacto estalló y las lesiones le provocaron la pérdida de un testículo y tres cuartas partes del otro.

Según recoge la denuncia, los agentes bajaron después a los otros ocupantes del vehículo y les golpearon mientras les pisaban la cabeza. Los denunciantes aseguran, además, que se prohibió a la familia del herido verle en el hospital donde fue atendido hasta pasadas 12 horas. La situación forzó a su letrada, Susana Sánchez, a presentar un habeas corpus en el Juzgado de l'Hospitalet. La demanda expone que su cliente fue víctima de lesiones, torturas y abuso de autoridad, además de pedir una indemnización de 400.000 euros.
Delincuente peligroso

La versión policial dista mucho de la del detenido. Según fuentes de los Mossos, los tres arrestados pertenecían a una banda dedicada a extorsionar impagados. Además, se les consideraba muy peligrosos, dado que "habían exhibido armas en el pasado", eran de constitución muy fuerte y dominaban artes marciales, como el kickboxing o el valetudo. Según la Policía, ponían en práctica estos conocimientos en unos bajos de su vivienda, donde atemorizaban a sus víctimas.

Dada su peligrosidad, fue el GEI, el grupo de intervenciones especiales de los Mossos, el que procedió a su detención. Según su versión, los sospechosos arrancaron tras recibir el alto policial con la intención de atropellar a un agente, que fue quien arrojó la bomba de humo. Ésta fue a parar a la entrepierna del sospechoso de manera "fortuita", según los policías.

El herido, imputado por los mismos delitos que los otros detenidos, está en libertad mientras se recupera. Sus abogados aseguraron a Público que no forma parte de ninguna banda, sino que trabajaba como chófer de una empresa de cobro de impagados. Además, denunciaron que el artefacto que hirió a su cliente se emplea en espacios abiertos, no en el interior de vehículos.
link

viernes, 7 de noviembre de 2008

Wien



by Mikel Caverna

Vive tus recuerdos y asómbrate. Jack Kerouac

E L O T R O






La jornada de trabajo en la fábrica había sido ajetreada. Llevando a la práctica las teorías sobre la reapropiación del tiempo, que provenían de confusos escritos del ámbito autónomo italiano, Jorge y su compañero habían realizado un pequeño sabotaje que consiguió detener durante una hora y cuarto la cadena de producción. Este consistió en verter un poco de arena en la máquina de ensamblaje; de esta manera se tuvo que parar hasta que se desmotó la máquina y fue perfectamente engrasada de nuevo. Los capataces estaban echando humo, anunciaban represalias y posibles despidos. Los ánimos estaban muy exaltados últimamente. Se podía oír, en la lejanía, ecos de la antigua y temida palabra: huelga. Los obreros estaban descontentos con los ritmos de trabajo impuestos, considerándolos extenuantes y destajistas. Las teorías taylorianas y fordianas que habían importado los nuevos propietarios de la factoría eran consideradas por los obreros como un abuso, como una vuelta de tuerca más en su explotación.

La sirena anunció el final del trabajo para los obreros del segundo turno. Como de costumbre Jorge fue a reunirse con los compañeros del comité, donde, sino divagaban en exceso sobre la orientación y las formas que deberían tomar las movilizaciones, que se suponían próximas, llegaban a un acuerdo puntual sobre quien y cual sería el encargado de realizar el siguiente sabotaje. Las reuniones semanales del comité acababan de forma invariable en el bar Mosquito, donde unas rondas de cañas ponían punto y final a la reunión.

Jorge volvió a casa a pie, recordando divertido la cara de angustia del capataz de su sección, al ver estropeada, de nuevo, la producción diaria. Todos hicieron bromas durante el obligado descanso sobre el futuro del canino y faldero capataz. Nada podía hacerle sospechar, después de un rutinario día en la fábrica de coches, que él ya no era él, que Jorge no era en realidad Jorge, o, si lo era en realidad, quien es realmente Jorge ¿el mismo?

Cuando introducía la llave en la puerta de su casa podía oler el delicioso guiso que su mujer le estaba preparando, como cada día, año tras año. Llegaba a su hogar. Tras atravesar el pequeño pasillo que desembocaba en el salón principal contempló la escena que estuvo a punto de causarle un ataque al corazón. En su sofá, sentado y con sus zapatillas puestas, leyendo su periódico habitual y fumando su marca preferida de cigarrillos, había un hombre. Esto ya sería demasiado para cualquier hombre. Motivo suficiente para levantar las más oscuras y bajas pasiones. No así en este caso. Lo que de verdad dejó perplejo a Jorge, hasta el punto de que era incapaz de articular sonido alguno, de la más mínima reacción, era que el hombre que estaba sentado en su sillón era el mismo. Completa y misteriosamente idéntico a él. Hasta llevaba puesta la misma ropa, el mismo peinado.

La llegada de su mujer, con la cacerola en la mano y anunciando la llegada de la cena, apenas pudo sacarle de su estado de ensimismamiento. Parecía como si fuera invisible a los demás, plantado en medio de la estancia, con los brazos caídos y la boca entreabierta, era totalmente ignorado por los dos comensales. Se estaban comiendo su cena, aquel tipo, su doble, disfrutaba indolente de la comida mientras miraba el televisor y contestaba apático a las preguntas de rutina de su mujer. Jorge no salía de su asombro, estaba bloqueado mentalmente, hasta el punto de que una babilla aparecía por la comisura izquierda de su boca. Cuando acabaron de cenar Jorge hizo su primer movimiento, fue para no chocar con su mujer que iba camino de la cocina, recogiendo la mesa. Se quedó allí, entre la puerta y el armario, observando aterrado los movimientos por el salón de su otro y desconocido yo y de su esposa. No podía intervenir, era como si su pensamiento se hubiese congelado, incapaz de pensar e incapaz de actuar, como si realmente no existiese. Observaba hablar a su doble, sobre las noticias que daba el telediario, era él, su doble, quien existía verdaderamente. Por la cabeza de Jorge pasó, fugaz, como un pestañeo, la idea de que todo era irreal, un mal sueño, como un mal viaje de ácido. Todo era producto de su mente y todo había pasado en un segundo. Su alma había salido de su cuerpo y le contemplaba. Jorge era el alma y su cuerpo era su doble, Jorge era la consciencia y su doble la materia. Era una especie de experiencia mística la que estaba teniendo, era un extraño caso de revelación de la realidad a través del subconsciente. Por un momento creyó de veras que todo era un mal sueño, le habría sentado algo mal, las cañas en el Mosquito o algo así. Jorge empezó a acumular pensamiento sobre pensamiento, todos pasaban por su cabeza a la velocidad que vamos dejando atrás la raya discontinua de la carretera. Tuvo una idea que le pareció en principio acertada. Rompería de una vez la extraña atmósfera en la que estaba ahogándose. Alargó la mano y cogió del armario un libro, en el rápido movimiento que consistió en dejarlo caer, vio que se trataba de la Teoría Leninista sobre la Organización. Observó como su mujer y su cuerpo giraban la cabeza y miraron en su dirección. Ninguno de los dos hizo nada. Siguieron contemplando la película española en el televisor. Es esos momentos Jorge volvió a estremecerse de terror. Hasta el punto en que las piernas le temblaban y su respiración se tornaba irregular. No volvió ha hacer ningún movimiento y siguió sumergido en el mar del miedo de su mente. Acabó la película y sus dos acompañantes se fueron a la cama. Cerraron la puerta de la habitación y Jorge, en un arranque de valor, les siguió y se quedó agazapado, en cuclillas tras ella. Pudo escuchar como su mujer se estremecía y gozaba, la respiración acelerada de su doble y el chirriar de la cama, sonido continuo que causaba el mismo efecto en Jorge que los cortes finos y profundos de una cuchilla en su cabeza. Le pareció que su mujer no gozaba tanto con el, como lo estaba haciendo ahora.
Con la cabeza entre las manos Jorge lloró, todo era angustia e incomprensión, todo era vacío.

Jorge no supo el tiempo que había pasado allí arrinconado. Flotando en el vacío del terrible universo que acababa de descubrir. Decidió al fin hacer algo, guiado por la desesperación. Fue al cuarto de los trastos y buscó su caja de herramientas, cogió un destornillador y un martillo. Giró tras sus pasos y entró sigiloso en la habitación donde su mujer y el otro yacían durmiendo plácidamente. Se puso en el lado izquierdo de la cama, su lado. Miró por unos instantes intentando un atisbo de comprensión y acto seguido puso el destornillado, que tenía en su mano izquierda, sobre la cabeza de su otro yo y golpeó con el martillo. El destornillador penetró fácilmente en la cabeza, chillando al roce con el hueso. Siguió golpeando aún cuando el destornillador estaba clavado hasta la empuñadura. La cabeza se abrió como una sandía. Jorge soltó sus herramientas y cogió curioso el cerebro. Intentando buscar con la mirada sobre el viscoso órgano alguna respuesta coherente. Lo tiró al fin al suelo y lo pisó. El no era un alma, tenía cuerpo y alma. Mató al otro. Mató el cuerpo y mató el alma. Le sacó de la cama y se metió él. Besó en la nuca a su mujer, que suspiró, y durmió.

Cuando despertó deseó que todo hubiera sido un sueño, pero el cuerpo inerte de su doble estaba allí, la cama manchada de sangre. Sin despertar a su mujer envolvió el cuerpo en una manta y lo bajó a la calle. Todavía era temprano, lo llevó a un descampado donde lo arrojó junto a unos escombros. Tuvo tiempo de desayunar en el Mosquito antes de ir al trabajo.

Pasó toda la jornada pensativo, ausente. Un ligero temblor, un escalofrío le recorría el cuerpo al pensar en la vuelta a casa. La sirena anunció el final del segundo turno. Jorge anduvo deprisa camino de casa. Creía que se le iba a detener el corazón cuando introducía la llave en la puerta de su casa. Podía oler el guiso que estaba preparando su mujer. Recorrió el pequeño pasillo que desembocaba en el salón principal y suspiró al ver su sillón desierto. Se acercó su mujer y lo besó. ¿ Que tal el día cariño ? . El comportamiento de su mujer era el normal, habría visto toda la sangre por la habitación, y en la cama. Pero no dijo nada. Se puso sus zapatillas y cogió el periódico. Era cómodo su sofá.

Escuchó el sonido de la cerradura y unos pasos por el pasillo, giró la cabeza y se vio de nuevo ahí, de pie, en la puerta con los ojos abiertos y asombrados. Se le paró el corazón, se le heló la sangre. Jorge volvió la cabeza al periódico y pensó: Esto no puede estar pasándome a mí, es todo una mala pesadilla. Decidió ignorar a su doble. Mantener la calma. Su esposa llegó con los platos en la mano y cenaron. Jorge se esforzaba en mantener la normalidad aparente, pero no podía, le era imposible. Allí estaba su doble de nuevo, entre la puerta y el armario. Después de cenar se dispusieron a ver una película. Jorge, sudaba, intentaba esquivar la realidad. Esto es sólo una pesadilla, no es real, no tengo porqué preocuparme, me volveré loco si lo sigo pensando, mi esposa no lo ve, es fruto de mi imaginación, iré a un psiquiatra, debe ser por el cansancio, no es real. Un sonido seco le sacó de sus pensamientos, su mujer y el se giraron. En el suelo, a los pies de su doble, estaba su viejo libro: Teoría Leninista sobre la Organización.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Los vigilantes



Un dominicano denuncia una "salvaje paliza" de tres vigilantes en la estación de Atocha
Una asociación de inmigrantes que se presentará como acusación particular.- El joven acusa a Metro pero el suburbano asegura que fue en la zona de Cercanías.- Renfe admite que la "trifulca" se produjo en su suelo

ELPAÍS.com / AGENCIAS - Madrid - 05/11/2008


"El bono no me pasa y los guardias de seguridad me dan una paliza". Así ha resumido un inmigrante dominicano la pesadilla que sufrió el 28 de octubre en la estación Atocha de Madrid. El joven, Alfredo Díaz Marcelo, un camarero de 33 años, ha asegurado que recibió una "salvaje" tunda de palos por parte de tres vigilantes de seguridad de Metro, aunque una portavoz de esta empresa pública ha negado la acusación y ha sostenido que el suceso tuvo lugar en la zona de Cercanías de la estación múltiple, donde la seguridad es responsabilidad de Renfe. Por su parte, una portavoz de la empresa de ferrocarriles ha admitido que se produjo un "incidente" en la parte del recinto de su competencia, al tiempo que ha recordado que los vigilantes no son, en todo caso, trabajadores públicos. En una rueda de prensa, el chico ha mostrado fotografías tomadas dos días después de los hechos con puntos en una ceja y en la cabeza y el cuerpo amoratado y un parte médico de lesiones.


Díaz Marcelo ha denunciado su caso respaldado por representantes de la Asociación Voluntariado de Madres Dominicanas-Voluntariado Integración Internacional de Trabajadores (VOMADE), que se presentará como "acusación particular" en la causa. Según ha relatado, los hechos ocurrieron pasada la medianoche en la estación de Atocha-Renfe, cuando requirió la ayuda de un vigilante porque el abono no le "pasaba" por el torno cuando intentaba acceder al Metro. "No vinieron con buen carácter, sino con la mano en la porra", ha afirmado el dominicano. Según su testimonio, nada más preguntar a un vigilante si podría cambiar el bono, éste llamó a un compañero y antes de hablar siquiera con la víctima recibió el "primer golpe" y comenzó la "paliza".

Así, Díaz ha relatado que la trifulca se produjo sin provocación alguna. El vigilante se abalanzó sobre él y el joven le agarró la mano, lo que provocó que el otro agente le golpeara en la cabeza, provocándole una herida en la ceja izquierda que le supuso 11 puntos de sutura. La sangre que le caía por los ojos a causa de una herida en la ceja y otra en la cabeza no le permitió ver con claridad a sus agresores. "Después me tiraron al suelo y me dieron en la espalda y en la cabeza", ha asegurado Alfredo, que ese día viajaba solo y volvía de hacer compras. Según su relato, no tardaron en llegar más agentes, que le retuvieron hasta la llegada de la Policía. Además de la agresión, el joven critica a los que la vieron y no le ayudaron. Asegura que "la gente pasaba y nadie se paró". "Aquí nadie hace nada, nadie dice nada", ha agregado. Y así, a golpes y sin que nadie acudiera en su auxilio, hasta que "gracias a Dios" -ha dicho- llegó la policía y le detuvo. No al agresor, sino a él. El joven, empleado como camarero en un conocido restaurante de la zona de Chamartín, pasó detenido dos días acusado de resistencia a la autoridad. Nunca hasta ahora, según sus testimonio, no había tenido problemas con la justicia, ni en España ni en su país.

Eso sí, antes de ir al cuartelillo la policía le trasladó a un centro de salud, donde recibió 11 puntos en la ceja izquierda y ocho cerca de la sien derecha, de los que hoy ha dado constancia. Una portavoz de la Jefatura Superior de Policía ha confirmado que el dominicano estuvo detenido y después pasó a disposición judicial acusado de "atentado a agente de la autoridad, desobediencia y resistencia". Según Alfredo, pasaron dos días hasta que en los Juzgados de Plaza de Castilla le dejaron en libertad, tras lo cual presentó una "reclamación" en Atocha y ahora prepara una "querella" con ayuda de la Asociación de Madres Dominicanas. El dominicano habla en su denuncia de vigilantes del Metro, pero una portavoz de la empresa pública madrileña ha asegurado a esta web que el suceso se produjo "en instalaciones de Renfe, donde los vigilantes son de Renfe". La empresa de ferrocarriles, dependiente de Fomento, ha confirmado este extremo, aunque ha asegurado desconocer la naturaleza de los hechos, si efectivamente fue una agresión racista o incluso una "trifulca" causada por el joven.

Una portavoz de Renfe ha recordado que la seguridad en las estaciones está en manos privadas y que en este caso la adjudicataria es Segur Ibérica. Preguntada sobre si piensa pedirle responsabilidades, la portavoz ha indicado que el caso está abierto y que una vez se resuelva "judicial y policialmente" tomarán las medidas oportunas si fuera necesario. De confirmarse la acusación, podrían pedir la retirada de los implicados del servicio. ¿Es posible que la presunta paliza esté grabada? "Ni idea", contesta la misma fuente.

El joven dominicano sí está seguro de que se trata de una agresión racista. "Ese negro", recuerda que oyó a uno de los guardias mientras estaba en el suelo. "He querido denunciar esto porque no quiero que esto le pase a más gente. Me pregunto qué habría pasado si me hubieran matado", ha preguntado, al tiempo que se ha lamentado de que, desde entonces, se encuentra "demolido". La víctima, que ha mostrado dos fotografías de las heridas suturadas que supuestamente los guardias le provocaron, ha presentado asimismo el parte médico en el que se recogen diversas contusiones en la espalda. "Esto no sólo pasa en Atocha, pasa a mucha gente en Sol y en Villaverde alto. Lo he visto con mucha gente de color", ha comentado uno de los amigos de Alfredo. La supuesta víctima ha decidido hacer pública su historia porque no quiere "que le pase a más gente, ni a españoles, ni a inmigrantes".

link

otros chulos con porras!

sábado, 25 de octubre de 2008

Paralisis Permanente - Autosuficiencia

Los vigilantes

El inmigrante que murió en la comisaría de Getafe había denunciado a dos agentes por abuso de autoridad, según una Plataforma

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma 'Justicia para Alfonso', que integra distintas asociaciones de derechos humanos y de inmigrantes, solicitaron hoy a las administraciones que investiguen el fallecimiento la semana pasada en una comisaría de Getafe de un 'sin papeles', "que con anterioridad había denunciado a dos policías nacionales por abuso de autoridad".

Así, exigió al Ministerio del Interior, Delegación de Gobierno y autoridades judiciales una investigación independiente que contribuya a un rápido y total esclarecimiento de los hechos -hasta ahora poco claros-que rodean la detención, encarcelamiento y posterior muerte de este ciudadano hondureño, así como el establecimiento de las responsabilidades derivadas de los mismos.

El pasado martes 14 de octubre dos jóvenes inmigrantes fueron detenidos en la ciudad de Getafe por no contar con documentación y conducidos a la seccional cuarta de la Policía Nacional en esa localidad madrileña. Uno de ellos, Alfonso Fortín Sánchez, falleció en la comisaría a la que había sido trasladado. Su primo, Ricardo Darío Sierra, acabó en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche y posteriormente fue deportado a su país de origen.

"Tras unas horas, llamaron a la familia del fallecido para pedirles que se presentasen en comisaría. Allí fueron informados de que su familiar se ha suicidado al asfixiarse con sus propios pantalones", señalaron las mismas fuentes.

La Plataforma destacó que el fallecido había iniciado una causa judicial por apremios y abuso de autoridad contra dos efectivos de la Policía Nacional, "lo que contribuye a hacer dudar, frente a su repentino e inesperado fallecimiento, sobre la legalidad y transparencia de las actuaciones que se llevaron a cabo en su caso".

"Lamentablemente, no es la primera vez que una persona inmigrante detenida por la mera falta administrativa de no tener su situación regularizada acaba muerta en dependencias policiales, como han venido denunciando organismos de derechos humanos y movimientos sociales en los últimos años", señalaron los miembros de la organización.

Por ello, reclamaron el derecho a la Justicia para los familiares y amigos de Alfonso, expresaron su rechazo a la deportación de Ricardo y exigieron a las autoridades "el fin de la persecución sistemática a inmigrantes en las ciudades".

"La continuidad de este sistema represivo no hace más que agravarla precaria situación de miles de personas que han venido a nuestro país, muchas veces, para forjar un futuro que no encontraron en su tierra. Esta situación, de ninguna manera puede justificar la vulneración sus derechos fundamentales", concluyó la Plataforma 'Justicia para Alfonso'.
link

jueves, 23 de octubre de 2008

Los vigilantes




Detenidos un directivo del Mallorca y un policía local por presunta estafa

Presuntamente se dedicaban a estafar a compañías de seguros con accidentes de tráfico falsos


EFE - Palma - 23/10/2008 15:29

El directivo del Real Mallorca Antonio Tugores y un agente de la Policía Local de Palma han sido detenidos por su presunta implicación en un caso de estafa, han informado a EFE fuentes próximas a la investigación.

El caso hace referencia a la presunta falsificación de un atestado de tráfico, la presentación de testigos falsos y la posterior demanda contra el consorcio de compensación de las compañías de seguros. Tugores y el agente detenido pasarán esta tarde a disposición del juzgado de guardia de Palma.
link

martes, 14 de octubre de 2008

Los vigilantes






La UEFA acusa a la Policía Española de provocar los incidentes en el Calderón
EFE

* Lo anunció el director de comunicación del organismo europeo, William Gaillard.
* "Hemos tenido anteriormente problemas con la Policía Española", afirma la UEFA, que cerró el Calderón dos partidos de Champions.

El director de comunicación de la UEFA, William Gaillard, dijo que la Comisión de Disciplina de este organismo "ha dictaminado" que los incidentes ocurridos en el partido Atlético de Madrid-Olympique de Marsella de la Liga de Campeones "fueron provocados por la Policía Española sin ninguna razón".

"Hemos tenido anteriormente problemas con la Policía Española, hemos hablado con las autoridades españolas, también les hemos escrito. Si se recuerda, hubo problemas hace dos temporadas en Sevilla con hinchas del Tottenham que fueron golpeados violentamente, incluyendo a personas discapacitadas", afirmó Gaillard, en declaraciones a la emisora de radio Onda Cero.

El portavoz de la UEFA explicó que el Atlético, sancionado con el cierre de su estadio los dos próximos partidos europeos, tiene tres días para recurrir, pero recordó que durante cinco años se va a "controlar el comportamiento" del club rojiblanco. "Si hay algún problema la sanción se convertiría en una sanción fija", dijo.

"Los partidos contra el Liverpool y contra el PSV se jugarán en un campo neutral, a por lo menos 300 kilómetros de Madrid. Lo elegirá el Atlético, aunque la UEFA tendrá que aprobarlo. Tiene que contar con las facilidades idóneas para un partido de Champions", añadió.

Gaillard insistió en su deseo de que "el comportamiento ejemplar de los hinchas, incluidos los españoles" durante la Eurocopa "continúe en la Champions y en la UEFA". "Esa campaña se llama respeto. Los problemas que hemos notado en el partido Atlético de Madrid-Olympique de Marsella van en contra de esta política", concluyó.
link

lunes, 13 de octubre de 2008

Los Vigilantes





Expedientan a un policía que se olvidó su pistola en un lavabo

El Ayuntamiento le sanciona con un mes sin empleo ni sueldo.
Dice que aún hay peligro porque la pistola no ha aparecido.


El Ayuntamiento de Alicante ha decidido sancionar con un mes sin empleo ni sueldo a un agente de la Policía Local que perdió su arma reglamentaria en los aseos de los Juzgados de la ciudad tras dejarla olvidada en la tapa de la cisterna de un retrete.

La Concejalía de Recursos Huamanos tacha el incidente de «grave» por el «potencial peligro para la seguridad ciudadana que sigue existiendo porque el arma no ha sido encontrada todavía desde su desaparición».

El suceso tuvo lugar el pasado abril, cuando el policía local acudió a los Juzgados de Benalúa para asistir a un juicio en calidad de testigo. Durante la espera entró en los aseos de caballero, y dejó en la tapa de la cisterna del wáter el arma reglamentaria que llevaba y sus gafas de sol.

Al anularse el juicio, y tras salir de los citados servicios, al cabo de una media hora , el agente se percató de que no portaba su pistola. A continuación informó del olvido al oficial de mando y volvió a los aseos, donde pudo comprobar que allí ya no estaba ni el arma ni las gafas.

El agente alega en su defensa que no existió negligencia por su parte, «ya que el olvido del arma fue momentáneo y, al percatarse de ello, la reacción fue rápida para corregir el descuido».

Asimismo, el policía también señala que «no hubo intencionalidad, a lo cual cabe unir la inexistencia de infracciones» en toda su trayectoria profesional.

Actuar con rapidez

El Ayuntamiento considera que la negligencia no es «inexcusable» por el hecho de que el olvido fuera momentáneo, «ya que el hecho de actuar con rapidez era el mínimo exigible por el peligro que conllevaba para el resto de la ciudadanía».

link

Los Vigilantes

Dos guardias civiles detenidos en una operación abierta contra el narcotráfico
La 'operación Gorrión' está relacionada con un contenedor de 60 kilos de droga
Además de los guardias civiles, ha sido detenido un policía local de Pedralba
Por el momento son 15 los detenidos en este nuevo golpe al narcotráfico)

ELMUNDO.ES | AGENCIAS
VALENCIA.- La Guardia Civil ha detenido a un cabo y a un agente del puesto de este cuerpo en Tavernes Blanques (Valencia) en el marco de una operación que mantiene abierta contra el tráfico de drogas, según han confirmado fuentes cercanas a la investigación.

La detención de estos dos guardias civiles se produjo este domingo y son ya quince los detenidos en relación con la entrada de una partida de droga a través del puerto de Valencia.

Los dos agentes de la Benemérita han sido arrestados por compañeros de Asuntos Internos del Cuerpo, y en la denominada 'operación Gorrión' también ha sido detenido un policía local del municipio valenciano de Pedralba.

La operación, según las mismas fuentes, está relacionada con la llegada de un contenedor con 60 kilos de droga al puerto de Valencia.

Las mismas fuentes han añadido que no se descartan más detenciones relacionadas con esta operación en las próximas horas.

Las investigaciones se iniciaron hace once meses cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de una organización dedicada a la introducción de cocaína a través del puerto de Valencia, por lo que se inició un dispositivo de vigilancia y control con el objetivo de identificar a todos los miembros de la organización.

Tras ser identificados todos ellos, se procedió a la fase de explotación de la operación que ha dado como resultado la detención de la totalidad de los miembros de la red, así como la intervención de cinco pistolas, dinero en metálico, 10 vehículos de lujo y numerosos efectos relacionados con la venta y distribución de la droga, en los 11 registros domiciliarios practicados.

Esta operación ha contado con la intervención y apoyo de efectivos de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, y el Servicio de Asuntos Internos de la Guardia Civil.
link

domingo, 12 de octubre de 2008

Los Vigilantes

Policias acosan en internet, ofenden y justifican el trato denigrante recibido por una periodista

link


Hace unos días una periodista llamada Gema Lendoiro publicó el siguiente artículo:

"Una noche en la cárcel"
Gema Lendoiro
06-10-2008

Policias acosan en internet, ofenden y justifican el trato a una periodista que denunció malos tratos, xenofobia y falta de higiene en los calabozos de Madrid tras ser detenida con arbitrariedad.

Manido es el dicho que dice que de todas las experiencias vividas uno tiene que sacar provecho. Incluso de las malas. Y yo voy a hacer caso a esta premisa. Les cuento: este fin de semana he estado detenida desde las siete de la tarde del viernes hasta las cuatro y media del sábado. Y como detenida que estaba he dormido en el centro de Moratalaz que es el lugar adonde se llevan a todos los detenidos de Madrid independientemente del delito que cometan. El mío fue el de obstrucción a la justicia y les explico por qué.

Hace dos años tuve un accidente de tráfico. Tuvimos un juicio y me condenaron a pagar una indemnización a la parte contraria de 400 euros de la que se encargó mi compañía de seguros. Además la jueza me condenó a pagar 30 euros de multa al contrario en concepto de daños y perjuicios. La sentencia la recogió la abogada de la compañía de seguros que por teléfono me comunicó que iban a recurrir. No volví a tener noticias de ella y me olvidé del asunto.

Este viernes se personaron en mi domicilio dos agentes de la policía nacional que me comunicaron que tenía que ir a declarar a la comisaría de la Vaguada. Cuando llegué (siempre sin saber por qué) me comunicaron que una juez había emitido una orden de búsqueda y captura y que si la señoría no estaba de guardia estaría detenida. Así ocurrió. La jueza no estaba de guardia y fui detenida. Me requisaron mis pertenencias y me cachearon. Les voy a omitir aquí los detalles desagradables pero que sepan que el protocolo indica que hay que quitarse la ropa interior mientras una policía te examina bien.

Con el estado de nervios que pueden imaginarse pedí por favor ir al médico (tienes ese derecho cuando estás detenida). Me llevaron al médico y me dio un tranquilizante que de poco me sirvió porque de vuelta a la comisaría me dijeron que me trasladaban a dormir a Moratalaz. No me esposaron ante mis ruegos y llantos.

Calabozo de 30 metros

Cuando llegué a Moratalaz me metieron en un calabozo de unos 30 metros cuadrados con otros cuarenta detenidos (hombres y mujeres de todas las razas). Mientras esperaba la asignación de mi celda varios detenidos se encendieron un cigarro (algo prohibido) y el policía nacional al mando entró, porra en mano, y asestó golpes a diestro y siniestro a los dos hombres más cercanos al lugar del olor. Con la porra le dio en la cabeza, piernas y espaldas mientras decía: “Mierda de raza humana la de los sudacas”. “La culpa de todo la tiene este hijo de puta de Zapatero por dejar entrar en España a esta miseria humana”.

En un alarde de inconsciencia por mi parte le hice saber al policía que trabajaba en un periódico y que pensaba contarlo. Él, ufano, me respondió: “¿Y por qué no cuentas como están mis compañeros hospitalizados por palizas de estos hijos de puta?”. Le contesté que así lo haría y añadí: “La diferencia que hay entre usted y ellos es que usted es autoridad y debe dar ejemplo y, sobre todo recordar que en un estado de derecho los detenidos tienen derechos incluido el de no ser dañados, derecho que se acaba de olvidar aplicar” A continuación me preguntó si quería dormir sola en una celda, algo que le agradezco. Me dieron la posibilidad de coger una manta y digo esto porque la celda de mujeres donde tenía que haber dormido tuvo tres mantas para siete u ocho detenidas (no recuerdo exactamente el número).

Intenté dormirme y a ratos lo conseguí. Y digo a ratos porque me desperté varias veces con los llantos de una toxicómana en pleno mono de caballo que requería a los policías que le abrieran la celda para ir al baño a vomitar. No lo hicieron y la detenida vomitó. Se hizo sus necesidades encima y ni por esas. No sólo no se apiadaron de ella, sino que se pusieron al otro lado de los barrotes y le gritaron: “Yonqui de mierda, a ver si te mueres de una puta vez”

A las cinco y media de la mañana abrieron mi celda para hacerme las fotos. Ya saben: De frente y dos perfiles. A las diez de la mañana me pusieron las esposas (unida a otra detenida que me contó que estaba ahí por robo con fuerza) y me metieron en un furgón policial en el que si no te caes (porque no tienes dónde agarrarte) es de milagro. Luego te tocan las narices los de la DGT porque no llevas el cinturón de seguridad puesto. ¿Y los detenidos qué? ¿No son susceptibles de tener un accidente? Se ve que no. Además como son escoria humana según ese personaje tan simpático que estaba al mando aquella noche en Moratalaz…

Al llegar a los juzgados de Plaza de Castilla (ingenua yo que pensaba que iba a esperar un rato y en los pasillos) nos condujeron a los calabozos. Fríos, llenos de porquería, con un baño donde uno tiene que hacer sus cosas a la vista de las demás detenidas. Con el olor de la yonqui porque había vomitado y se había hecho sus necesidades encima.

Gracias a las gestiones de mi abogado conseguí salir a las cuatro y media de la tarde, pero lo cierto era que iba a estar detenida hasta el lunes por la mañana. Por supuesto sin derecho a darte una ducha ni a cepillarte los dientes ni a cambiarte de ropa. Nadie, ni siquiera tu abogado, puede darte ropa por si tienes frío. Estás detenida y se ve que por eso no tienes derecho a nada.

Hoy he ido a la plaza de Castilla y me he enterado de todo. La jueza mandó hasta 20 requerimientos para que fuera a verla y para comunicarme que debía pagar la multa de 30 euros. Nunca dieron conmigo y eso que no he cambiado de domicilio en cinco años. La policía me buscó pero no me encontró. Encontraron a mi portero que firmó (y nunca me lo comunicó) y con esa firma dieron por válido el aviso. Como la policía no dio conmigo, decidió que estaba en paradero desconocido (iban siempre en horas de oficina y yo estaba…en la oficina, no en casa).

La cuestión es la siguiente. Yo he sido detenida por no haber hecho caso a una jueza que me quería ver para notificarme que me había condenado por un juicio de faltas por un accidente de tráfico a pagar 30 euros. Y no le he hecho caso no porque yo me crea por encima de las leyes sino porque nunca me enteré. La policía dice que no me encontró cuando además en información de Telefónica te dan mi número de teléfono sin problema. No me encontró cuando tecleando mi nombre en Google salen mis artículos. Y no me encontró, en fin, porque hicieron muchas cosas pero nunca las (desde mi punto de vista) más acertadas, como es buscarme en mi lugar de trabajo, puesto que estoy dada de alta en la seguridad social.

Yo sé que la justicia ha actuado conforme a la Ley. Pero también sé que me parece excesivo que me detengan, me esposen y me traten como una verdadera delincuente por este hecho, insisto, del que yo no tenía conocimiento.

También quiero decir aquí que no entiendo cómo este gobierno que va a destinar 80 millones de euros en el Ministerio de Igualdad para combatir el maltrato a las mujeres permite los malos tratos en las comisarías y centros como el de Moratalaz. Yo lo he visto con mis ojos, lo he escuchado lo he vivido y lo he padecido. Pensé, sinceramente, que vivíamos en un estado de derecho pero veo que me equivoqué.

Por cierto, gracias a haber estado detenida me han rebajado la multa a 22 euros. Es de agradecer. Por la crisis, lo digo."

http://www.diariocritico.com/2008/Octubre/nacional/102561/relato-gema-le


Y a éste artículo le siguió el siguiente:

" Reflexiones"
Gema Lendoiro
07-10-2008

Ya se me ha pasado el susto. Ya voy asimilando que todo ha sido una pesadilla. Por eso ahora, más en frío me gustaría aclarar algunas cosas sobre el artículo de mi detención. En primer lugar quiero agradecer los comentarios de los lectores de diariocritico.com (incluso los que me llamaban pija). Es posible que no me haya explicado bien y por eso hoy, que ya está todo más masticado intentaré hacerlo mejor.

Yo no he querido en ningún momento dar a entender que la policía es mala y los detenidos buenos. A mí, en la comisaría de la Vaguada me trataron maravillosamente bien. Y en Moratalaz también. Y no porque fuera periodista porque ellos no lo sabían. Lo supieron cuando recriminé al policía que pegaba a los detenidos.

Me he limitado a hacer un relato de lo que viví. No he ocultado nada. Aquí no hay nada extraño, lo único que hay es una serie de despropósitos que me han conducido de manera legal pero injusta a pasar una noche detenida.

De todo esto he sacado la siguiente conclusión: este sistema judicial no sirve de mucho. Y no sirve por lo siguiente. La mayoría de la gente que es detenida es soltada inmediatamente por falta de pruebas. Y muchos, según salen, vuelven a delinquir. Dos detenidas el mismo día que yo (a las que les di los 30 euros que llevaban encima y mi chaqueta porque se moría de frío y tenía el mono de caballo) atracaron a unas chicas que estaban a la salida (no puedo darles más datos). Los policías nacionales lo saben y se hartan. Nosotros, los que no vivimos esas situaciones nunca, no lo sabemos, pero están hartos. Y yo humanamente puedo entenderlo pero nunca justificarlo y, ni mucho menos en mi condición de periodista callármelo. Supongo y entiendo que la mayoría de ellos son personas con corazón y que incluso a veces hasta pueden sentir lástima de lo que ven. Pero también sienten hartazgo de una profesión que puede resultar tan desazonadora. Pero ¿pegar? Nunca. ¿Insultar?¿Dar trato vejatorio? Si no lo soportan y no pueden evitar levantar la mano que se dediquen a otra cosa. Si yo estoy hasta las narices de mi trabajo (que no es el caso) no puedo ir pegando tortas a quién se meta en mi camino. Por muchas ganas que una tenga. Eso se llama civismo y es indispensable para vivir. Si además eres autoridad, es una obligación.

La yonki de la que les hablaba en el artículo me dio mucha pena. Y me dio pena porque está metida en una rueda de la que nunca va a salir. No tiene familia, no tiene vivienda, no tiene nada. Lo único que tiene es una dependencia brutal a una droga y siempre va a hacer lo posible por conseguir dinero para tomarse su “caballo”. Siempre va a seguir delinquiendo. ¿Tenemos la culpa los ciudadanos? En absoluto. Y la policía nos tiene que defender de ellos arrestándolos. Pero los jueces tienen que hacer otras cosas. Por ejemplo mirar medidas más efectivas que solucionen el problema desde la raíz en lugar de tocarle las narices a una ciudadana limpia de delito alguno que no ha pagado una multa de 30 euros por un accidente de tráfico en juicio de faltas. Yo no sé qué será de esa muchacha. Es probable que se muera pronto por una sobredosis o porque está en fase terminal de Sida. Lo único que sé es que cuando le regalé mi chaqueta se tumbó a mi lado y apoyó su cabeza en mis piernas para dormir. Y probablemente lo hizo porque no recuerda cuando fue la última vez que alguien tuvo un gesto de humanidad hacia ella. Y critíquenme si quieren pero eso fue lo que me salió de dentro hacer. Me dio mucha mucha pena. Y me dio mucha rabia que estas cosas no tengan remedio. Es una delincuente habitual y lo sé porque ella me dio todos los datos. Pero, sinceramente. ¿Ustedes creen que esto tiene remedio? Yo lo dudo. Esta experiencia me ha abierto mucho los ojos y tardaré mucho en olvidarla.

Yo no sé quién tiene la culpa de todo esto. Tampoco sé cuál es la solución. Lo que sí sé es que la delincuencia no tiene raza ni nacionalidad. Que hay gente muy honesta y muy decente que viene de fuera y nos hace la vida más fácil, que limpian nuestras casas y cuidan de nuestros hijos. Y que lo que no podemos es echarle la culpa a Zapatero porque tenemos robos. Eso es demagogia pura y dura. Porque con Aznar a mí también me han robado.

Espero haberme explicado mejor y espero que no sean muy duros con sus críticas, aunque las aceptaré "

http://www.diariocritico.com/2008/Octubre/opinion/lendoiro/102902/lendoi
El relato no tuvo mucho eco en la red, pero la reacción policial fue inmediata a través del foro del sindicato mayoritario policial C.e.p. (Confederacion Española de Policía): http://foro.cepolicia.com/viewtopic.php?t=10843.

Junto a algun que otro comentario sensato , que viene a confirmar las denuncias de la periodista, se pueden leer auténticas perlas, la mayoría provenientes de mentes que sólo podrían calificarse de ideología reaccionaria : "que deje de llorar tanto y de preocuparse tanto de los detenidos", "A LO MEJOR QUERIA UN HABITACION EN EL PALACE", "UNA MAS DE LA AUTENTICA PLÉYADE DE BOTARATES IGNORANTES QUE LES REGALAN EL CARNET DE PERIODISTA, FALSOS PROGRES, PUTOS IGNORANTES ", "Cuanta buena gente hay en los cementerios y cuanto hijo puta está vivo, cuando debiera estar ocupando su lugar.", "Por supuesto sin derecho a darte una ducha ni a cepillarte los dientes ni a cambiarte de ropa. Vaya tía más jilipollas. Así van las cosas", "A LO MEJOR SE PENSABA QUE TENIAMOS MASAJISTAS, SAUNA, HIDROMASAJE....... POBRE RETRASADA. LA TIPICA FEMI-NAZI", "LA TIPICA FEMINISTA,PERIODISTA,SOCIALISTA,ANARQUISTA Y PRO-DERECHOS DE TODO LO QUE TIENE DERECHOS"; un tal sosa caústica: "EN CALABOZOS ALGUNA QUE OTRA VEZ TIENES QUE SOLTAR UN VOZARRON AUTORITARIO O SOLTAR UN PAR DE OSTIAS PORQUE NO QUEDA OTRO REMEDIO, TEN POR SEGURO QUE HA DE SER ASI"; el mismo sujeto sosa caustica respondiendo a uno de los comentarios sensatos: "NO, SI AL FINAL TE VAS A IR DE CENA CON LA BOBA EN CUESTION, COMO QUE UN POQUILLO DE HUMANIDAD?..YO, COMO MUCHOS OTROS HE HECHO GESTIONES PARA "HUMANIZAR" DICHA RECLAMACION, Y MUCHAS VECES POR HORARIOS O PORQUE NADIE COJE EL PUTO TELEFONO, ACTUO EN CONSENCUENCIA, ENGRILLETADO Y AL JODIDO CALABOZO A OLER VOMITOS Y SI COMO LA TONTITA SE QUEJA DEL TEMA, YA SABE AL JUZGADO DE GUARDIA"; "Que relato mas lacrimógeno. Me parto y me mondo (como diría el Luisma)", junto a autojustificaciones banales.


Pero la mayor parte de los denuestos se producen en los comentarios a la noticia, donde no han parado de dejar de practicar una especie de ciberacoso con continuos mensajes de desligitimación y agravio. Por lo menos son más suaves que en el foro de la cep. Entre otros tantos: "pija llorona", mentirosa,"Esas historias las cuentan los radicalillos", "los policías únicamente ponen orden", la culpa es de "tu compañia de seguros" , "jeta", "deberias ir a prision 6 meses por no cumplir con tus derechos.", "Buscas publicidad",etc.

Mira también:
http://foro.cepolicia.com/viewtopic.php?t=10843
http://www.diariocritico.com/2008/Octubre/nacional/102561/relato-gema-lendoiro.html

jueves, 9 de octubre de 2008

Payaso




Budapest
by Mikel Caverna

Vive tus recuerdos y asómbrate. Jack Kerouac

Haiku nº3

Bajo la paja,
Madura,
Espera la fresa.

EL HOMBRE NUEVO




Cuatro y cinco de la tarde.
Mateo entra apresurado en el portal, coge el ascensor. Tercera planta. Sale y llama al timbre de la segunda puerta a la izquierda. Mientras espera lee la placa.

Doctor D. Carlos Asensio
Psicólogo

Le abre la ayudante del doctor.
- Pase Sr. Mateo, el Doctor le espera.

Llega hasta la última puerta del pasillo y entra sin llamar.

- Siento el retraso, el tráfico está imposible.
- No te preocupes Mateo, ponte cómodo.

Deja su abrigo en el perchero, también la chaqueta. Se desata un poco el nudo de la corbata y se sienta en el diván, donde se quita los zapatos antes de tumbarse.
El doctor deja los papeles y sale de detrás de la mesa de su despacho, para sentarse un poco alejado de la cabeza de Mateo.

- ¿Estuviste este fin de semana pescando?
- Ya me hubiese gustado doctor, pero vino la hermana de mi mujer a pasar el fin de semana a casa y tuve que pasar dos días horribles aguantando a esos niños repelentes y al cerdo comilón de su marido.
- La familia, una institución que se tambalea.
- El que no se tambaleo fue el cerdo del marido de la hermana de mi mujer, no se movió en todo el fin de semana, comiéndose mis latas de mejillones y bebiéndose mis mejores vinos. Incluso llegó a tomar poder del mando a distancia. Llegué a pensar que empezaba a ocupar mi lugar en la casa, sentado en mi sillón, disponiendo del canal digital, con mi mujer tan simpática con él. Imaginé que por la noche se la tiraba. Parecía ocupar mi lugar en el escalafón de mi hogar.
- No has de preocuparte, sino disfrutar de la hospitalidad que puedes ofrecer.
- Los cojones hospitalidad, es un gorrón.
- Bueno, ¿y el resto de la semana, como fue?
- No sé Doctor, estoy intranquilo, estoy teniendo últimamente el mismo sueño una y otra vez.
- ¿De que se trata?
- Pues veras, igual te parece que estoy totalmente loco y después de contártelo vas a llamar al psiquiátrico a que vengan a ponerme la camisa de fuerza.
- Estate tranquilo. Soñando somos libres, es la libertad absoluta. Podemos soñar con las cosas que normalmente son tabú y no debemos de sentirnos mal por ello. No depende de nosotros, nuestros sueños son independientes, libres. Dime de que se trata.

Mateo saca un cigarrillo, lo enciende y da una gran calada que expira despacio.

- Es como esa película de Buñuel, no me acuerdo como se llama, o como la fantasía de los surrealistas. Se trata de salir a la calle y matar a alguien, subirse a una azotea con un fusil de mira telescópica y disparar. Matar. Una y otra vez me he visto disparando esa escopeta, o incluso pulsando el botón que hace explotar la bomba.

El doctor hacia pequeños hum, hum, asintiendo.

- Continua, dime, ¿matas totalmente por azar, como los surrealistas?
- Pues no, ahí es donde varía mi sueño, pienso en matar de un tiro entre ceja y ceja al presidente del gobierno, al presidente de la patronal, al presidente de la comunidad de vecinos, al presidente de la asociación de padres..
- Vaya, te ha dado por los presidentes...
- Si, pero no sólo a ellos, hay muchos cabronazos a los que sueño que me cargo.
- Al marido de la hermana de tu mujer.
- Exacto, eres un genio. Muchos cabronazos, si señor, que día a día te van haciendo más y más jodida la vida. Al capullo del quiosquero que no da ni los putos buenos días, al que te empuja en el metro, al pelota de mi compañero, y claro, a mi jefe..

Mateo siguió hablando desgranando una lista interminable de nombres y de personas con las que había soñado que mataba, para luego contar como le gustaría hacerlo. Pasaron los minutos hasta que un susurro del doctor le interrumpió bruscamente.

- Deberías hacerlo.

Mateo enmudeció de golpe.

- ¿Qué?
- Bueno, no me malinterpretes. Ahora eres tú el que va creer que yo soy el loco. Quiero decir, bueno, que en cierta forma tu sueño es muy normal, no eres el único que ha soñado con eso. El sueño funciona muchas veces como una expresión acentuada de nuestros deseos. Te gustaría dejar de ver a todas esas personas que de una forma u otra hacen que tu vida sea un poco más infeliz. Es ahí donde entra el sueño y llega a la solución por el camino más corto. Matarlos a todos. Una vida en la que no sepamos hacer realidad nuestros deseos, desde los más banales hasta los más inconfesables, es una vida perdida. Ese deseo oculto lucha por hacerse realidad y no va dejar de abandonarte por las noches hasta que no lo lleves a cabo. Mata. Verás la energía liberadora del deseo cumplido...

Mientras que el doctor hablaba Mateo daba vueltas por la estancia, incapaz de creer lo que estaba oyendo. No era un loco. El doctor le decía que adelante...a hacer realidad sus sueños.
El doctor seguía hablando, mientras a su espalda Mateo cogió un abrecartas de la mesa del despacho.
Se acercó al doctor y de un golpe se lo clavó en el cuello.

Cinco de la tarde.
Mateo sale a la calle. Es un hombre nuevo.

DESAFUEROS







La vida es como una guerra:
Ves desfilar a los vencedores y huir a los vencidos.



Perderse entre la gente para encontrarse uno mismo.
Acabas odiando a la humanidad y volviendo a pasear al día siguiente.



El suicidio también es un acto revolucionario.



Cada mañana el entrar en el metro me sacude el mismo temblor:
No sé si tirarme al metro o tirarme a la taquillera.



La metafísica es la matemática del alma.



Cioran es un Nietzsche desesperanzado.



Lameré mis heridas como el mar lame la orilla.



De madrugada en un taxi, me contaba el taxista que había cogido anteriormente a una señora, que él reconoció como a la bonita chica que había recogido quince años atrás. Una coincidencia que le hacía pensar. Llegaba a atisbar el Eterno Retorno.

by Mikel Caverna

martes, 7 de octubre de 2008






Ahora tengo todas las claves,
todos los códigos.
Acceso a todas las páginas,
a ti.
He completado todas las celdas.
Encontré Bab-el-yar,
la puerta del infierno.

viernes, 3 de octubre de 2008

Los vigilantes




Los Mossos d’Esquadra, en examen permanente
La reciente historia de la policía de Catalunya está marcada por luces y sombras


PÚBLICO - Barcelona - 02/10/2008 23:09

La policía catalana está de aniversario: este año se celebra el 25 cumpleaños de la Ley 19/1983 por la cual los Mossos d’Esquadra pasaron a ser la policía de Catalunya. Además, en noviembre próximo el despliegue habrá llegado su fin y los Mossos ya estarán presentes en las cuatro provincias catalanas.

Sin embargo, la reciente historia de la policía de Catalunya está marcada por luces y sombras y, a menudo ha sido la protagonista de los titulares de la prensa, y no por méritos policiales.

“La dureza policial (de los Mossos) ha superado en ocasiones a la de sus predecesores generando críticas por parte de los movimientos sociales”, afirma Jaume Asens, vocal de la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona. Asens explica que muchas veces el problema de los Mossos tiene que ver con la prepotencia. “La falta de experiencia la suplen con arrogancia”, afirma el abogado y recuerda las manifestaciones del año pasado cuando los agentes salieron a la calle gritando consignas como “Saura dimissió”, “kubotan, kubotan, o “boti, boti, okupa qui no boti”.
Vigilar al vigilante

A principios de año, unas cien videocámaras de seguridad empezaron a controlar todas las áreas de traslado, registro y custodia de los detenidos en la comisaría de Les Corts, cumpliendo así el compromiso del conseller para evitar malos tratos policiales y falsas denuncias.

La instalación de las video-cámaras fue una promesa del conseller de Interior, Joan Saura, a raíz de una investigación interna, con cámaras secretas, que detectó dos casos de supuestos malos tratos en la sala de registros de la comisaría de Les Corts.

Cuando los abusos saltaron a la prensa, la imagen de los Mossos no pasó por su mejor momento. Sin embargo, según la última Encuesta de Seguridad Pública de Catalunya (ESPC), los ciudadanos conceden a los Mossos d’Esquadra un 6,5, sobre 10. La valoración del despliegue llega hasta el notable (un 7).
Falsas esperanzas

“Hemos idealizado a los Mossos. Nos creímos que la policía sería como una madre Teresa de Calcuta”, dice Miquel Sellarès, autor del libro Un pas endavant. La història dels Mossos que mai no s’ha explicat, quien también añade “y la policía es la policía”.

Sellarès, que también fue director de Seguridad Ciudadana y ahora es presidente del Centro de Estudios Estratégicos de Catalunya, explica que, a menudo, la policía catalana es juzgada de manera poco realista, debido a “un complejo histórico y cierto miedo a los cuerpos policiales”. Los ciudadanos esperábamos de una nueva policía mucho, pensábamos que todo sería de color de rosa”. Sellarès lamenta que los Mossos sean duramente juzgados por la prensa y que se les observe con lupa cada uno de sus pasos.

Respecto a la arrogancia que muchos ciudadanos y algunas organizaciones de derechos humanos atribuyen a los agentes de la policía catalana, Sellarès afirma que “si se les compara con la Guardia Civil, ellos son unos angelitos que van con el lirio en la mano”. Además, según el ex

director de Seguridad Ciudadana el problema real reside en el poco “sentido de Estado” que muchas veces se tiene en Catalunya. Y advierte de que el próximo reto es “alimentar el cerebro “, es decir, que universitarios y gente muy especializada entre en el cuerpo.

De momento, se han creado varias medidas para luchar contra el maltrato policial como el Comité de ética de la policía o la Oficina de Promoción de la Paz y los Derechos Humanos o un protocolo contra los delitos homófobos.

link

jueves, 2 de octubre de 2008

Buzzcocks - Promises

Confusion Delray Beach



by Mikel Caverna

Vive tus recuerdos y asómbrate. Jack Kerouac

MY FUCK GENERATION







Si, mi generación es esta que está por los treinta en el cambio de milenio. Nos han querido etiquetar de mil maneras posibles, siempre con intenciones mercantilistas. Yo mismo no sabría como etiquetarla, tampoco me lo propongo. Sólo podría decir que es la generación confusa, tan confusa como el tiempo que le ha tocado vivir. Nacimos con la dictadura y nos destetamos con este invento de transición democrática que tan buen resultado les ha deparado. Crecimos con los socialistas, con sus reconversiones y sus crisis. Nuestras primeras huelgas y nuestras primeras manifestaciones. Ahora nos buscamos la vida como podemos mientras dejamos que nos manden unos exfalangistas; ay, si nuestros abuelos levantaran la cabeza.
Cada uno/a hemos seguido nuestro camino. Hay de todo en la villa del señor. Recuerdo a un montón de gente con la que he tratado en un momento u otro de mi vida. Recuerdo alguno que ya no está entre nosotros. Fueron los mas osados, los mas inconscientes. Dejaron un bonito cadáver. Otros todavía se arrastran como espectros de lo que alguna vez fueron, en busca de otra dosis para romper el escaparate de su jodida realidad, de su jodida generación.
Muchos ya están casados felizmente, criando a sus hijos, atrapados para siempre en la tela de araña de las letras del banco y las hipotecas. Otros viven con sus novias y alguno todavía disfruta de la paz putrefacta en la vivienda paterna. Algunos viven la utopía, okupan casas y marcan su propio ritmo dentro del vértigo del sistema. Algunos tuvieron vocación, otros curran de lo que pueden, de lo que sale. Dicen que es la jodida generación mas preparada. Conozco abogados, médicos, ingenieros, arquitectos, matemáticos, físicos, periodistas, químicos, filósofos, licenciados en historia y en todas las filologías posibles, estadísticos, profesores, informáticos, biólogos, economistas, sociólogos, psicólogos, todas las jodidas licenciaturas y diplomaturas. Pero, cada uno curra ya sabes, lo que sale. Algunos están en paro, otros trabajan en bancos, dando clases, en empresas de informática, haciendo tatuajes, en fabricas, en jodidas cadenas de producción, con dentistas, como delineantes, como traductores, como guionistas, como cámaras, como fotógrafos, publicistas, bomberos, dependientes, trapicheando, camareros, administrativos, peones de obra, mensajeros, repartidores, a tiempo parcial en cadenas de hamburgueserías, músicos, alguno sueña con seguir haciendo versos, trabajadores sociales, actores y actrices, artistas plásticos, abogados, enfermeros, economistas etc., etc...
Hay un grupo que opto por el sueldo para toda la vida e ignorantes y complacientes con lo que representa su oficio trabajan de policías nacionales, guardias civiles, policías municipales, militares profesionales, guardias jurados........
Cada uno, uno es.
Ahora con muchos me encuentro por la calle y nos hacemos los tontos. Con otros muchos sigue siendo un placer verlos.
El otro día vi a uno, su foto estaba en el periódico, decían que le había pegado dos tiros en la cabeza a un policía.

Haiku nº2

La flor se ahoga en un bostezo
Cuando mi cerveza se acaba
Y los sueños se consumen

Los vigilantes





EL ÚLTIMO CASO DE ABUSOS Y CORRUPCIÓN POLICIAL
Prostitución, violencia y drogas en la Policía Local de Marbella

* Dos policías locales de Marbella declaran hoy como imputados en un caso de violación
* Uno de ellos, 'El Machota', presuntamente violó a una prostituta y agredió a otra
* Su compañero, 'Quique', presenció los hechos y no hizo nada por evitarlos
* Frecuentaban la casa de las mujeres para consumir la cocaína incautada a traficantes

DANIEL G. LIFONA

MADRID.- "Cuando vi a Jacqueline pidiendo socorro, me dije: Se acabó, Nicole". Quien dice esto entre sollozos es una prostituta extranjera que ha denunciado a un policía local de Marbella por una presunta agresión sexual.

Es el último escándalo de abusos y corrupción policial en España, que esta vez ha salpicado a la Policía Local de Marbella. Seis agentes del municipio malagueño están siendo investigados por los delitos de violación, tráfico de drogas y agresión.

Dos de ellos, los principales imputados, fueron detenidos el pasado lunes y ya han pasado a disposición judicial, aunque su declaración ha sido aplazada por el juez que instruye el caso. Probablemente comparezcan hoy.

Los otros cuatro, tres hombres y una mujer, están en libertad con cargos. Podrían estar implicados también en actividades delictivas o haber incurrido en un delito de omisión del deber de perseguir delitos.

El escándalo salió a la luz el pasado lunes después de la denuncia interpuesta la semana pasada por dos mujeres extranjeras que trabajan en un conocido local de Marbella donde se ejerce la prostitución, y de la que eran clientes habituales algunos de los policías.

Según declaraciones de las propias denunciantes, los policías frecuentaban el establecimiento desde hacía meses y uno de ellos, conocido como 'Quique', mantenía "una relación de siete meses" con Jacqueline, una de las prostitutas. Las mujeres incluso recibían a los agentes en su propia casa para consumir drogas, y fue allí donde se produjo la supuesta violación y las agresiones.

"Hasta ese momento era mi amigo. Pero cuando se pone agresivo y violento no es un amigo, es un animal", explicó Nicole, la mujer supuestamente obligada a mantener relaciones sexuales. Su agresor, apodado 'El Machota', también está acusado de propinar una paliza a Jacqueline de la que todavía presenta huellas en su cara.


Las agresiones de 'El Machota' fueron cometidas en presencia de su compañero, quien está acusado de un delito de omisión del deber. "Las tres veces que me pegó 'Machota' las vio Quique y ninguna de las tres veces hizo nada", asegura Jacqueline.

Nicole no puede contener las lágrimas cuando recuerda la brutal agresión que sufrieron ella y su amiga. "Cuando vi a Jacqueline pidiendo socorro, me dije: Se acabó, Nicole". Después de ensañarse con la primera mujer, 'El Machota' violó supuestamente a la segunda sin que el otro policía hiciese nada por evitarlo.

Según declaró una amiga de las denunciantes al diario 'Sur', todo empezó porque Jacqueline no le suministró cocaína. "Estaba muy drogado y ella se negó a dársela", explicó Estefanía, quien aseguró que "cuando faltaba la droga, los policías salían a la calle en busca de camellos y se quedaban con la droga que les incautaban".

El principal acusado fue denunciado la pasada semana, por lo que se dictó una requisitoria policial con el fin de localizarle y proceder a su detención, mientras que la imputación del otro agente tiene su origen en las investigaciones policiales.

Este segundo agente, que se encuentra en situación de interinidad dentro de la Policía Local, fue arrestado hace siete años por la Guardia Civil por su presunta relación con el tráfico de drogas. Según publica 'Málaga Hoy', los agentes del Instituto Armado esperaron a que terminase el examen físico de ingreso a la Policía Local marbellí, que finalmente suspendió, para esposarlo y conducirlo a dependencias policiales.

'La Opinión de Málaga' informa hoy de que los dos detenidos eran conocidos en la plantilla policial de Marbella por su actitud "poco respetuosa con el buen hacer" y era frecuente que sus compañeros se negaran a trabajar con ellos para evitar posibles conflictos. Ya se les habían abierto varios expedientes disciplinarios.

La madre de uno de los policías y su novia se encontraron ayer con las denunciantes a la entrada de los Juzgados de Marbella. "Si han hecho algún daño hay que castigarlos, porque yo no estoy de acuerdo, pero no voy a decir nada más", declaró a los medios la madre de 'Quique'.
link

Un agente del CNI, un guardia civil y un policía, involucrados en la red pederasta

* Dos de los detenidos fotografiaron a sus sobrinos de menos de diez años de edad
* Algunos de los arrestados contaban con antecedentes por distribución de pornografía



MADRID.- Un policía, un militar de bajo rango, un guardia civil en prácticas y varios profesores son algunos de los 121 detenidos en la mayor operación de pornografía infantil desarrollada en España, informa Pablo Herráiz.
link